Uncategorized

La velocidad de la luz

La velocidad de la luz

Solo cuando escribes tu historia te das cuenta que existen los finales felices. Todos los que dicen que no, todos ellos están equivocados. Los finales felices existen y son para siempre, porque jamás podemos olvidar un recuerdo tan mágico. Y las palabras no se borran, siguen ahí, permanecen en el mundo tan preciado de la poesía.

Todo se conecta cuando ves la vida desde lejos. A veces parece que las cosas no tienen un sentido, van sin rumbo, pero solo nos queda ser pacientes y esperar. Construir los capítulos sin saber el final jamás ha sido fácil, sin embargo es un desafío que debemos tomar.

Cuando sientas que no tienes un destino, que eres una brújula averiada sin solución, basta con leer un buen rato toda nuestra historia y ver como todo se une estrictamente donde se supone que debería ir.

Somos la generación avanzada, medimos la vida como si fuera una computadora, y nuestras emociones son lentas y apaciguadas. No obstante, no tenemos que funcionar igual que máquinas, la energía parece ir rapidísimo, pero los cambios se dan en grandes períodos de tiempo. Si queremos vivir mejor, tenemos que vivir en el tiempo real de nuestro planeta y no a la velocidad de la luz.

Creo que debo recordarme en estos tiempos a mi misma, ser paciente. Los sueños se cumplen si sabemos esperar y confiar en nuestro destino. Sé que mi brújula funciona y aunque sea algo anticuado, sé que ella sabe a dónde me está llevando, ella sabe cuál es mi lugar.

Shasmine Cianne
La Frankestein Cibernetica
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s