Uncategorized

La Fragilidad

La fragilidad:

Allí me oculto, en esa pequeña cajita, solamente trato de olvidar. No, por favor, no la traigas, déjala ahí. Nadie sabe y nadie debe saber, prentenderé que ya no existe eso, el pasado se ha esfumado y por eso me encuentro en calma.

Créeme, no la abras, por favor. Hace años que la cerré con llave y me ha funcionado, he aprendido que el tiempo desaparece sin dejar rastros. A veces suspiro dejando a los recuerdos respirar porque tienen ganas de salir, pero ellos deben quedarse en donde pertenecen, en el punto ciego de mi alma.

El silencio es una respuesta, todo un idioma, un lenguaje, un universo sin fin ¿Ahora comprendes mejor? Sin fin. Por eso mismo, no la vuelvas a abrir.

No comprenderás del todo, pero entiende que esa cajita debe permanecer cerrada, mi amor. En serio, hay cosas en la vida que son muy frágiles y es preferible guardar.

Yo soy fuerte – o pretendo serlo – así que no desesperes. Por favor, no insistas más.

No ha pasado nada (solo así puedo respirar) .

Ya estoy bien (solo así puedo soñar).

Gracias por preocuparte (siempre es preferible callar).

De vez en cuando el viento gris y borroso vuelve a buscarme, trata de tirarme otra vez, pero allí esta la cajita cerrada recordándome que no la abra jamás. El viento se esfuma siempre pero esa cajita nunca lo hará, ya es demasiado tarde.

Por favor, me duele, no insistas más.

Shasmine Cianne

La Frankestein Cibernética

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s